Frase del día

La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón.
Howard G. Hendricks Intelectual y escritor estadounidense.

ACTOS CON MOTIVO DEL DÍA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Con motivo del día internacional contra la violencia de género, hemos realizado diversos actos en nuestro centro, que compartimos a continuación:

Carteles en repulsa de la violencia de género

En la primera planta de nuestro centro, se han colgado carteles en repulsa de la violencia de género:

 

Asistencia al acto organizado por el Ayuntamiento de Pilas

Alumnos de 1º PCPI y de 1º ESO C asistieron al acto que se celebró en la Plaza de Belén.

 

Nuestros alumnos hicieron lectura de los siguientes comunicados:

 

NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO. PORQUE SOY EGOISTA

Dicen que los niños de doce años son egoístas. Yo tengo doce años, y es cierto, soy egoísta.

Me siento bien haciendo galletas con mi abuela Manuela, mientras hablamos de cosas sin importancia, que son importantes a la vez. O cuando juego a las cartas con mi abuela Paca en la playa, mientras nos hacemos trampas el uno a la otra. Soy feliz creciendo junto a mi hermana que se harta de reír ante las cosas más absurdas aunque, a veces, ni siquiera entiendo el por qué. Me divierto robándole a mi madre las zapatillas calentitas mientras tomamos juntos el desayuno por la mañana o cuando me trae historias o regalos de sus viajes.

Me gusta salir de viaje con mi tía Rocío, jugar a los videojuegos con mi prima Ángela o pasar el rato con mis amigos.

Porque una mujer que siente triste, inútil y fea, no bromea, ni juega contigo. Porque una niña de la que abusan no se ríe, ni te reta a abrir los ojos a ese fabulosos mundo de su imaginación, …

Porque el amor no se demuestra con insultos ni golpes. Porque los silencios a veces hacen tanto daño como los gritos. Por eso, te digo abuela “te quiero” y “eres la mejor”.

Te doy mamá un abrazo y un beso cada mañana antes de irme y cada noche antes de acostarme, y te hago los deberes rechistando solo un poco.

Me gusta amiga mía, compartir secretos y reír contigo.

Y por eso, hermanita mía, aunque a veces me vuelvas loco y me hagas tirarme de los pelos, estaré siempre a tu lado, protegiéndote a ti y a esa sonrisa que alegra mi mundo.

Soy egoísta porque quiero que las mujeres que hay en vida sean felices. Porque cuando ellas son felices, yo también lo soy.

Todos los niños y niñas de doce años deberían tener la suerte que yo tengo: abuelas que disfrutan de su tranquilidad y sus nietos, una madre que te enseñe su amor por viajar, una hermana que te hace ver el mundo desde otros ojos, amigos que están a tu lado cuando los necesitas, y tantas y tantas mujeres importantes mas, que cada día te cambian la vida y hacen sentir bien.

Por eso cuando digo No a la violencia de género, es porque soy egoísta. Porque una mujer a la que hacen callar, no puede hacer galletas y charlar con sus nietos. Porque una mujer a la que le quitan su libertad, no puede viajar sola ni descubrir el mundo para sus hijos.

 

MANIFIESTO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Oculto a lo largo de nuestra vida, la violencia generada contra nuestras madres, hermanas, amigas, ha pasado desapercibida, por una sociedad en la que imperaba la “ley del hombre”, arbitrario, sin sentido, donde la resignación era tortura, donde la frustración de unos era pagada por aquellas mujeres invisibles que criaban a sus hijos para el bien de la sociedad que las martirizaba.
El gran problema, y es enorme, es que hoy día, en pleno siglo XXI sigue existiendo. Nadie sabe lo que pasa de “puertas a dentro”, hombres trabajadores, simpáticos, amables, dignos y verdaderos verdugos de su propia familia campan a sus anchas en cierto sentido, con el beneplácito de una sociedad que todavía es demasiado machista  para comprender que nadie tiene la posesión de nadie y, sobretodo, bajo ningún concepto, maltratar a otro ser humano.
La simple condescendencia de muchos hombres (y algunas mujeres) ante el alarmante ascenso de casos de violencia de género machista en los medios de comunicación de lo que es verdaderamente maltrato, no es una cuestión económica, ni sexual, ni una rabieta aislada. Los maltratadores son personas frustradas con un complejo de inferioridad que refleja en forma de violencia contra los que no pueden defenderse y que destruyen personas y familias.
Desde estas páginas quiero decir “BASTA YA”, es lo único que se me ocurre, y que piensen y reflexionen.
Luchemos por cambiar la situación, ¿es normal que a día de hoy, haya 60 víctimas en este año por este tipo de violencia? Este es el número que ha llegado a nosotros, pero… ¿y las que están en silencio?
Como dice el anuncio, y espero que vaya calando en la sociedad: contra la violencia de género TOLERANCIA CERO.
Para finalizar, si no ha quedado bien claro, manifiesto mi más enérgica repulsa antes los crecientes casos de violencia de género, que son un lastre para sociedad libre y moderna, y que entre todos debemos hacer desaparecer… sin fisuras.

Lucía Naranjo Garrido
1º ESO C